Solamente soy profe

Laura Borao - Solamente soy profe

Hace unos días, una lectora del blog me preguntó si era la psicóloga del colegio. Me ruboricé (algo muy mío) ante los halagos,ya que considero que el papel de un psicólogo escolar es esencial para completar la educación de los alumnos. Ellos intervienen para mejorar la convivencia, se implican en las necesidades educativas, orientan y asesoran sobre su futuro, proponen actividades preventivas para evitar posibles problemas, ayudan a las familias y nos apoyan y orientan para crecer en nuestra labor.

 

Que alguien, al leer mis cuentos, pensara que reflejaba todas esas funciones, me llena de orgullo… Pero:

—Solamente soy profe –le contesté.

—¿Solamente? –se extrañó.

 

Cierto es que, quien elige dedicarse a la docencia, sabe que ser profe implica cambiar de rol cada segundo dependiendo de las necesidades de nuestros alumnos. Podemos ser: reporteros de contenidos, enfermeros, policías, directores de cine, papis, bomberos, magos, expertos en audiovisuales, ilusionistas, y …, también un poco psicólogos.

 

Además, a todas estas profesiones que los profesores adoptamos en las aulas, cual actor con los papeles que interpreta, debemos de añadir el papel de coach. Término, en el ámbito educativo, relativamente nuevo en España aunque su máximo precursor fuera Sócrates con su “arte de conversar”, donde su método se llevaba a cabo mediante el diálogo hasta llegar a la idea adecuada. El secreto de su éxito estaba en saber escuchar (acción fundamental para llegar a ser un buen profesor).Tan sencillo como eso. Incluso, se dice que parecía que era él quien aprendía de sus discípulos. Estoy segura que también disfrutaba de ello.

 

Transmitir ilusión y pasión por aprender puede llegar a ser agotador, pero te llena de satisfacción saber que has conseguido llegarles al corazón.

 

Hace un par de semanas, en una formación en la que asistió el claustro de profesores, nos pidieron hacer un listado con las características que deberían de tener nuestros alumnos cuando terminaran su etapa en el centro. Me gustó saber que tener la batería cargada de contenidos, no era la primera opción para nosotros. En cambio, sí que lo fueron: ser capaz de adaptarse a los cambios, que fueran responsables de sus acciones, resolutivos, con pensamiento crítico, educados, capacidad de superación, inconformistas, curiosos o creativos, capaces de trabajar en equipo, entre otras.

 

¿Cómo conseguir que nuestros alumnos adquieran estas habilidades? ¿Recitando contenidos? ¿El coaching puede ayudarles?

¿No queremos sacar el máximo potencial de nuestros alumnos? ¿No queremos que lleguen a cumplir sus metas o que sepan gestionar la frustración?

 

Seguro que la mayoría de profesores, nos acercamos, hablamos y escuchamos a nuestros discentes; les motivamos, observamos y ayudamos a estructurarse; les llenamos de seguridad y confianza. Sin saberlo (o sí), contribuimos a la mejora del desarrollo del alumno para alcanzar su máximo potencial mientras adquirimos ciertas habilidades propias de la figura del coach.

 

Aunque no somos profesionales del coaching, para serlo tendríamos que formarnos y profesionalizarnos, sí que, en muchos casos instintivamente, acompañamos (palabra clave) a nuestros alumnos en el camino de la vida.

 

La labor del “entrenador” se ve muy bien reflejado en el cine. Películas como La vida es bella, Invictus, El Club de los poetas muertos, Hitch, El indomable Will Hunting, La leyenda de Bagger Vance, El guerrero pacífico En busca de la felicidad y su “No dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo, ni siquiera yo. Seguramente te lo dicen porque ellos mismos piensan que no pueden. Pero si tienes un sueño, tienes que perseguirlo”, son algunos ejemplos de la labor del coach que puede aplicarse a cualquier profesor .

 

Quiero ser un Guido, un Mandela, un profesor Keating o cualquiera de los protagonistas de estas películas que hacen que sus coachee sean mejores personas y consigan sus objetivos.

¿Tienes un hijo adolescente y necesitas algún recurso para lidiar con esa personita que va creciendo en tu casa? 

 

Laura nos da herramientas para que con imaginación ataquemos el día a día, y podamos encontrar soluciones, a las situaciones con las que nos podemos encontrar, e incluso, porque no? adelantarnos a las mismas.…. te apetece conocer más de Laura, te invito a que te sumes a  la inquietud de Laura por un mundo mejor en la educación, también en Facebook