Nochevieja escolar​

Ha llegado septiembre en un suspiro y es casi imposible que no hayas escuchado en las noticias, no te haya llegado alguna imagen graciosa o, amigos (o conocidos), no te hayan hecho algún comentario sobre… la vuelta al cole.

Sí, efectivamente, ha llegado. Y como todos los septiembres, junto con el síndrome posvacacional y el incremento de los divorcios después de las vacaciones, ha sido la noticia más comentada.

 

No sé si os pasa a vosotros, pero cuando llevo un par de horas en el cole, la actividad es tan frenética que ya se me han olvidado las vacaciones. Algunos llevamos unas dos semanas ya preparando las clases, cuadrando horarios, programando, temporalizando y reflexionando sobre qué podríamos mejorar este nuevo curso o qué nuevos objetivos me propongo cumplir con mis nuevos alumnos. Casi, casi, como cuando se acercan los últimos días de diciembre y estás nerviosa por no saber qué te deparará el nuevo año, te pones tus mejores galas, no pegas ojo, repartes buenos deseos y haces un listado (seguramente mental) de tus nuevos propósitos. Es la Nochevieja escolar y, el primer día que recibes a tus alumnos es «Año Nuevo». Por tanto, se merece celebrarlo con doce uvas llenas de entusiasmo, ilusión, motivación y pasión por tu profesión. Ellos no se merecen menos.

 

Estaba convencida de que este pensamiento alocado solamente era digno de mí, pero, haciendo la ronda por las redes sociales (que para eso mis alumnos dicen que soy la «profe influencer»), encuentras compañeros de profesión que han plasmado tus reflexiones en forma de humor. Miras a tu alrededor porque piensas que debe ser alguna profesora infiltrada en tu cole que se esconde detrás de un seudónimo ya que, la mayoría de anécdotas que cuenta, las he vivido yo también.

Os recomiendo que echéis un vistazo a las cuentas de @maestradepueblo , @larotesmeyer , @octavio_pr  o @tonisolano , seguro que te sacan una sonrisa de las que hacen más ameno el día.

 

Y digo yo, entonces, el primer día que llegas al cole y te encuentras con tus compañeros, ¿sería como la comida de Navidad?

¿Tienes un hijo adolescente y necesitas algún recurso para lidiar con esa personita que va creciendo en tu casa? 

 

Laura nos da herramientas para que con imaginación ataquemos el día a día, y podamos encontrar soluciones, a las situaciones con las que nos podemos encontrar, e incluso, porque no? adelantarnos a las mismas.…. te apetece conocer más de Laura, te invito a que te sumes a  la inquietud de Laura por un mundo mejor en la educación, también en Facebook

Una Marca de 

Laura Borao todos los derechos reservados.